Search

Dos aspectos importantes en la vida de Ludwig Wittgenstein para poder entenderla


Su vida familiar y sus años escolares desempeñan un papel vital en el entendimiento de la filosofía de Wittgenstein, que es uno de los más importantes filósofos del siglo XX.


Wittgenstein es un filósofo bastante difícil de entender, pero también influyente


Contrariamente a la opinión popular, la oposición de Wittgenstein a la filosofía tradicional no era para ponerle fin a ésta, sino para recrearla. Él no creía en una filosofía que tenía la responsabilidad de resolver problemas. Además, estaba convencido de que muchos de dichos problemas no eran reales. Por ejemplo, creía que uno debería cuestionar de qué serviría saber si la vida eterna existe, antes de cuestionar si ésta última existe o no. Esto arroja luz sobre cómo Wittgenstein veía la filosofía, en primer lugar.


Para entender realmente a Wittgenstein, hay que indagar las razones de los cambios en su reflexiones durante su periodo inicial (los años que estuvo viviendo con su familia) y del periodo posterior (años en Cambridge). Especialmente su familia aporta pistas importantes a tales fines.


Como se sabe, Wittgenstein pertenecía a una familia noble y rica. Por ello, tuvo una niñez y juventud considerablemente llenas en cuanto a la intelectualidad. Recibió una educación excelente sobre la pintura, la música, la literatura, la escultura y la filosofía. Adicionalmente, fue verdaderamente alguien con mucho talento. En aquellas épocas, los artistas más conocidos lo visitaban en su casa, incluido Gustav Klimt, quien pintó a la hermana de Wittgenstein antes de su boda, en su obra conocida como Margaret Stonborough. A decir verdad, experimentaba una especie de intoxicación intelectual.


Retrato de Margaret Stonborough-Wittgenstein, Gustav Klimt, 1905


Respecto a la intoxicación intelectual, en realidad, es un asunto significativo


La familia de Wittgenstein era bastante culta pero con varios problemas psicológicos, siendo la señal más evidente los suicidios de sus tres hermanos. En adición a esto, Wittgenstein también estuvo al borde del suicidio. Se observa que el desamor y un aburrimiento de alto nivel eran sentimientos dominantes en la familia. Para colmo, su alistamiento en el ejército durante la primera guerra mundial y su pensamiento sobre sí mismo de que no tenía todavía el nivel académico y social que merecía lo deprimieron profundamente.


Los elementos que sustentan su primera obra “Tractatus” que escribió entre 1912 y 1917, están vinculados con su interés en la filosofía, su voluntad de obtener una posición distinta en el ámbito como Kant, la influencia de Bertrand Russell durante sus años de Cambridge que empezaron en 1912 y el impacto de las teorías de Freud sobre la inconsciencia. En el primer período de su carrera como escritor, lo que examinaba más era el entendimiento de un idioma en función del sentido real y su relación con el mundo. Al principio, consideraba el idioma como algo que limitaba al mundo. Creía que con los métodos verbales que teníamos en nuestras manos, es decir, con los idiomas de nuestro mundo era imposible expresar lo que pasaba realmente. En consecuencia, todo lo que filosofía decía no podía tener ningún sentido, siempre y cuando el método para explicar cosas fuera usar palabras existentes.


“Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo.”


Aunque Wittgenstein reconsideró su pensamiento sobre esta cuestión, seguía creyendo que la lengua tenía una relación bastante complicada con la realidad y que hay que superar la dificultad de percibir la realidad por medio de la filosofía. Luego, sus palabras llamaron la atención de muchas personas cuando dijo “La filosofía es una lucha contra el embrujamiento de nuestra inteligencia mediante el uso del lenguaje.”


Según Wittgenstein, pensar y entender, antes de todo, significaba pintar. En este sentido, se observa una vez más que Freud tenía un gran impacto en el pensamiento de Wittgenstein, ya que él también siempre defendía la importancia del acto de “pensar con imágenes”. Además, Wittgenstein abordó la idea de que los sueños ofrecían una serie de imágenes, coincidiendo con la perspectiva de Freud. La interpretación de estas imágenes podían desvelar los pensamientos que habíamos mandado a las zonas inconscientes de nuestra mente.

En su filosofía, se observa igualmente un estado de depresión y la tendencia a expresarse con procesos inconscientes


Es muy probable que este estado sea conectado con el hecho de que vivía en una atmósfera tan deprimente. En cuanto se alejó de su familia y se mudó a Cambridge, empezó a ver cosas desde una perspectiva diferente.


Aunque pensaba durante su primer periodo que las proposiciones tendrían sentido solo si reflejaban la realidad, durante su último periodo de pensamiento consideró que lo que las hacía significativas no eran los fenómenos con los que se correspondían, sino la zona de uso de nuestras expresiones y palabras. Lo explica de esta manera: “Entender una expresión es entender cómo se usa.”


De hecho, a pesar que la transición de Tractatus que es una obra del primer periodo de su vida de la escritura, a Investigaciones Filosóficas del último periodo contenga críticas contra el pasado, se puede considerar también como una transición dialéctica.


Wittgenstein hizo mucho crítica de sus pensamientos anteriores. Incluso, hay estas dos anécdotas sobre la evolución de la filosofía de Wittgenstein, que se encuentran en la biografía de Normal Malcolm, un gran admirador de él:


“Un día, creo que durante un viaje de tren, después de que Wittgenstein había insistido ininterrumpidamente que una proposición y el fenómeno que esta proposición describía tenían que coincidir en función de la forma lógica, Pierro Sraffa (su amigo académico en Cambridge) no lo soportó más y preguntó, rascándose la barbilla con las puntas de sus dedos qué significa el menosprecio y el tedio en Nápoles: ”Pues, ¿cuál es la forma lógica de lo que yo le propongo ahora mismo?” Este momento fue el inicio de su reconocimiento de que insistir en lo que había aseverado durante todo este tiempo no tenía la lógica que él había pensado. En consecuencia, se alejó de la idea de que las proposiciones eran las imágenes de la realidad.”


“Mientras Wittgenstein caminaba por un terreno de juego, vio que los niños jugaban al fútbol y ese preciso momento fue la primera vez que se dio cuenta de que el lenguaje también era un juego con palabras.” dice Malcolm.


Aunque sea implícitamente, Wittgenstein también habla de estos eventos en Investigaciones Filosóficas.


Es bastante normal que las ideas de una persona cambien cuando vive una vida diferente, bajo condiciones distintas. Mucha gente piensa que el cambio del ambiente desde su casa familiar donde probablemente no podía expresarse propiamente hacia Cambridge lo ayudó a deshacerse de su melancolía y a descubrirse a sí mismo.


De cualquier manera, Wittgenstein continuará siendo un filósofo del que se habla por sus contribuciones a la filosofía, los debates que empezó y sus ideas revolucionarias hasta siempre.


Para finalizar, me gustaría dar unas citas de Wittgenstein:


“Una confesión tiene que ser parte de tu nueva vida.”


“Me siento a horcajadas en la vida como un mal jinete en un caballo. Sólo le debo a la buena naturaleza del caballo que no soy arrojado en este mismo momento.”


“Si la gente nunca hubiera hecho cosas tontas, nunca se habría hecho nada inteligente.”


“Si un león pudiera hablar, no entenderíamos lo que diría.”


“Pronunciar una palabra es como golpear una nota en el teclado de la imaginación.”


Fuente: Eksiseyler



0 views0 comments